martes, 30 de junio de 2009

Quien no tiene a María por Madre, no tiene a Dios por padre

29. Dios Padre quiere hacerse de hijos por María hasta la consumación del mundo, y le dice estas palabras: “In Jacob inhabita (*) – Habita en Jacob”, es decir, haced vuestra morada y residencia en mis hijos y predestinados, figurados por Jacob, y en modo alguno en los hijos del diablo y en los réprobos, figurados por Esaú.
(*) Eccl., 24, 13
30. Así como en la generación natural y corporal hay un padre y una madre, en la generación sobrenatural y espiritual hay un padre, que es Dios, y una madre, que es María. Todos los verdaderos hijos de Dios y predestinados tienen a Dios por padre y a María por madre; y quien no tiene a María por Madre no tiene a Dios por Padre. Es el motivo por el que los réprobos, como los herejes, cismáticos, etc., que odian o miran con desprecio o indiferencia a la Santísima Virgen, no tienen en absoluto a Dios por padre, aunque se jacten de ello, pues en modo alguno tienen a María por madre; ya que, si la tuviesen por madre, la amarían y honrarían como un verdadero y buen hijo ama naturalmente y honra a su madre, que le ha dado la vida.
La señal más infalible e indudable para distinguir a un hereje, a un hombre de mala doctrina, a un réprobo, de un predestinado, es que el hereje y el réprobo no tienen más que desprecio o indiferencia por la Ssma. Virgen, y tratan, por sus palabras y ejemplos, de disminuir su culto y amor, abierta o solapadamente -a veces con pretextos especiosos. ¡Ay! Dios Padre no le ha dicho a María que haga su morada en ellos, porque son Esaús.

Comentario

Muy ilustrativas las señales que nos enseña San Luis María para distinguir a los que no quieren a la Virgen, que tanto daño hacen. ¡Qué doloroso cuándo los que presentan esos síntomas son sacerdotes, abierta o disimuladamenente "progresistas" o pro-"Teología de la Liberación", que con "pretextos especiosos" alejan las almas de su Madre, contrariando la voluntad divina! No lo afirmaríamos si no nos hubiese tocado vivirlo muchas veces -y no es cosa del pasado. Es una confirmación de lo que dice el inspirado Doctor mariano, y por algo lo hace.


sábado, 13 de junio de 2009

La Epopeya Güemesiana - La Rioja en la Gesta de la emancipación


La Fe católica impregnada de devoción mariana marcó al pueblo argentino en todo momento de su historia y también durante el proceso de emancipación, buscando consolidar nuestras raíces y evitar las ideas anticristianas de la Revolución Francesa, que intentaban imponerse. La protección de la Ssma. Virgen a la Argentina es un hecho evidente.